Canal 5 de Rosario


          Canal 5 es uno de los tres canales de televisión abierta de la ciudad de Rosario. Se fundó en 1964 teniendo como principal referente a Don Pedro Simoncini quien es abogado de la  Universidad Nacional de Buenos Aires y fue uno de los fundadores de la Televisión Privada Argentina, socio fundador de Televisión Federal S.A. TELEFE y presidente de su directorio desde 1989 hasta 1993, entre otros cargos. Canal 5 es un canal de televisión que hasta hoy en día es referente del periodismo en la ciudad de Rosario..





Antes de 1951 se produjeron en Argentina intentos por transmitir imágenes televisivas por canal abierto y a partir del 17 de octubre de ese mismo año llega la televisión a escasos hogares que contaban con el aparato. A partir del 58 Aramburu firmó un decreto mediante el cual se adjudicaron las primeras licencias para establecer canales de televisión privado.
La década del 1960 estuvo atravesada por dos directrices que pretendía la política comunicacional que impusieron los mandatarios dictatoriales de fines del 60. Lo que se pretendía a través de un plan comunicacional era prohibir la participación del capital extranjero y evitar la formación de cadenas. Ninguna de estas dos tuvieron éxito.
Según Guillermo Mastrini el sistema de comunicación del 58 pretendía elevar la calidad de los mensajes basándose en la competencia de los diversos emisores fomentando así la pluralidad de opiniones, sin embargo surgió de esas políticas una programación con escasas variantes temáticas que no representa la diversidad de opiniones existente en la sociedad. 

La sociedad argentina tenía tres empresas privadas con permiso para emitir imágenes por televisión, sin embargo había varios obstáculos a superar para poder salir al aire. Uno de ellos fue que si bien los licenciatarios pertenecían a los sectores más pudientes de la sociedad argentina la suma a invertir era muy grande y el mercado desconocido. Fue así que los licenciatarios tuvieron que salir a buscar capitales en el exterior. Los encontraron en las tres grandes cadenas norteamericanas, la CBS, NBC, y la ABC que desarrollaban una política de expansión continental. La ley prohibía la participación de capital extranjero en los canales, la relación se estableció mediante productoras de programas norteamericanos. Estas empresas solo producción contenido por lo que quedaban fuera del marco jurídico de la ley de radiodifusión. A fin de cuentas eran estas cadenas eran las que controlaban los canales nacionales.
Esta situación se agudizó cuando durante la década del 60 se instalan más 20 canales privados en el interior del país. Como describen con acierto Margarita Graziano y Heriberto Muraro(4) se estableció una relación entre los canales de Buenos Aires, las productoras y los canales del interior que implicaba de hecho, la formación de cadenas. Si bien en términos formales se mantenía la explotación individual, la circulación de contenidos quedaba centralizada a partir de la producción de programas realizada casi con exclusividad en la Ciudad de Buenos Aires. Las productoras vendían a los canales del interior los mismos programas que salían al aire en los canales capitalinos que ellas controlaban.
Canal 11, que es el actual Telefe, nació en 1961, que emitía programación de Telerama que   pertenecía a la cadena ABC. De esta manera se formaron cadenas de repetidoras, Telefe repetía programación de ABC y canal 5, a su vez repetía a Telefe.




        
La alta concentración urbana de nuestra población en comparación con los otros países de la región ayuda a comprender la expansión de la televisión en el resto del país. Hasta el año 1966 tiene lugar el proceso de inauguración de canales del interior, entre los que se destacan Canal 12 de Córdoba (1961), Canal 10 de Córdoba (1962), Canal 9 de Mendoza (1964), Canal 8 de San Juan (1964), Canal 5 de Rosario (1964), Canal 7 de Neuquen (1965), Canal 10 de Junín(1965), Canal 3 de Rosario (1965), Canal 9 de Comodoro Rivadavia (1965), Canal 9 de Bahía Blanca (1965), Canal 2 de La Plata(1966), Canal 9 de Resistencia (1966), Canal 7 de Bahía Blanca (1966), Canal 13 de Río Grande (1966) y Canal 11 de Salta (1966).






       En los años 1980, Canal 5 viró al color, incorporando equipos de regular calidad, sufriendo en la comparación con la competencia (Canal 7 y Canal 3). Entre 1977 y 1978 el canal instaló, casi forzosamente, repetidoras de la señal y multiplican el alcance hasta el centro de la provincia de Santa Fe, sur de Córdoba, este de Entre Ríos y norte de Buenos Aires. Las repetidoras, ubicadas en El Trébol, Venado Tuerto, Pergamino y Rufino, posibilitan la llegada a más de 3 millones de televidentes, pero sin información local en tiempo real.

          La primera transmisión de Canal 5 fue el 18 de noviembre de 1964 desde la Estación Fluvial de Rosario. A partir de su nacimiento, los rosarinos comenzaron a tener una opción, en la que además se reflejaban sus propios problemas, sus noticias, sus eventos, sus gustos y tendencias. También los comerciantes, empresarios, ONG, vieron la oportunidad de mostrarse y comenzaron a apostar con anuncios al canal que identificaba su región. Este canal se caracterizaba por su noticiero, "Noticinco". Como asegura Angel Granato, uno de los novilleros más recordados de Canal 5 y el que se desempeño en ese mismo ámbito como ´periodista durante más de 30 años, la llegada del canal supuso un cambio muy importante en la ciudad porque acercó a la gente con las noticias que ocurrían en el ámbito local. “El rosarino quiere saber lo que pasa en Rosario, no lo que ocurre en Palermo o Recoleta”. 




         Angel Granato es uno de los mobileros más recordados de Canal 5. Hoy ya no trabaja en el canal de la Avenida Belgrano pero recuerda su paso por ahí y la historia del canal en el que se desarrolló como periodista durante 30 años. fines de los años 1990, "Canal 5 Compañía de Televisión del Atlántico", ex Rader SA, se incorpora al Grupo Telefe y forma parte de los 8 canales de la cadena del interior. El cambio promovió una renovación de la programación que venía desde Buenos Aires, impulsando una televisión cada vez más competitiva y elevando los niveles de calidad también de las producciones locales. Las dos ediciones de noticias generadas en Rosario, guardan correspondencia en cuanto a formato y calidad con los producidos en Telefe Buenos Aires.




          Angel sigue trabajando como movilero en otro canal de la ciudad pero recuerda con cariño a Canal 5 porque fue ahí donde se formó como periodista en el ejercicio de la profesión. Realizó entrevistas a casi todos los presidentes desde 1980 y comenta que canal 5 está preparado con todas las instalaciones técnicas y con profesionales para ser un canal de televisión de primera línea.

          A la hora de analizar el medio en cuanto a su contenido, tanto en aquel momento como hoy en día nos encontramos con una dualidad, por un lado el, canal repetía la programación de productoras norteamericanas, al mismo tiempo que acercaba a la gente mediante el noticiero local, a lo que acontecía en la cuidad, ya sea en cuanto a actividades culturales, hechos delictivos, etc. En este sentido marca una contradicción a la hora de pensar que la mayoría de los contenidos que reproduce canal 5 son repeticiones de los medios de Buenos Aires, los cuales a su vez reproducen películas, sitcoms, dibujos animados y productos en general de producciones norteamericanas entre otras, siendo que la idea original era poder acercarse a la realidad local por medio de contenidos rosarinos.
            La realidad de Canal 5 es similar a la realidad que viven otros medios locales, que responde a políticas implementadas a lo largo de la historia que tienen que ver con privatizaciones de empresas públicas, concentración de la propiedad de los medios y la influencia de los contenidos extranjeros como también una programación con escasas variantes temáticas que no representa la diversidad de opiniones existente en la sociedad.
            Por otro lado podemos decir que la falta de especificidad de la Ley de medios del 58’ en cuanto al porcentaje de contenido local fue lo que dio lugar a que los medios del interior, tales como Canal 5 se mantengan como meras repetidoras de la programación de canales porteños.

Conclusión


Luego de analizar la Ley de Radiodifusión (15.460/57) sancionada el 25 de noviembre de 1957 y llevada a cabo por el gobierno de Aramburu, se puede afirmar que la misma estuvo destinada más que a definir un sistema comunicacional a revertir el sistema de propiedad de los medios derivado del depuesto gobierno peronista.
Los gobiernos democráticos que le siguieron tuvieron la incapacidad para definir otro tipo de políticas audiovisuales. A partir de las disposiciones del gobierno del Gral. Aramburu se conformó un modelo televisivo caracterizado por la iniciativa privada y la explotación comercial de la radiodifusión.
En la década del 90 dicho modelo recobró vigor. Durante el gobierno de Menem, consecuentemente con su política económica en general se relajaron nuevamente las disposiciones que impedían la participación del capital extranjero en el sector audiovisual y se alertó a la formación de grupos de multimedios oligopólicos.
Los constantes intentos exitosos por privatizar los medios de comunicación repercuten al día de hoy en los medios de comunicación del interior del país, como es el caso de Canal 5 de Rosario, el cual pertenece hasta la actualidad a la empresa española Telefónica. Los medios locales se han convertido en empresas que realizan una mera repetición de las producciones de los canales nacionales. De esta manera la falta de producción local sumado a la falta de presupuesto constituyen la realidad de la programación de Canal 5 hoy en día.
Reformular la situación actual que tienen los medios será un proceso a largo plazo teniendo en cuenta lo establecido por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que supone un cambio notorio en el funcionamiento de los medios de comunicación. Y si bien se han hecho algunos avances importantes en cuanto a ampliar el contenido de la programación local, todavía falta un largo camino por recorrer.


Integrantes: Chamorro, Celina. Grivarello, Juan Pablo. Pondal, Rocío. Vilchez, Berenice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario